Bienvenidos a mi Blog

Bienvenidos a mi Blog

domingo, 1 de febrero de 2015

Novela de intriga

Los espejos venecianos
Ficha Técnica
Autor: Joan Manuel Gisbert
Adaptación: Virginia Jaichenco
Colección: Alandar
Editorial: Edelvives
Año: 2009
134 p. /ISBN 987-1348-80-0

Contratapa
Las estancias solitarias y llenas de misterio de un deshabitado palazzo de Padua van a ejercer una irresistible y profunda fascinación en un joven estudiante. La leyenda de Beatrice Balzani, “la que nunca murió”, una mujer que desapareció sin dejar rastro y que abandonó la existencia envuelta en la niebla del misterio, vive en el recuerdo de todos los habitantes de la ciudad. Su invisible presencia influirá de manera decisiva en los hechos de esta obra.

Mi opinión
Si quieres leer una novela juvenil en el que el protagonista es un joven estudiante de letras napolitano, que viaja desde su ciudad natal hasta Padua, para asistir a un curso de documentación histórica impartido por el ilustre profesor Giacomo Amadio, y en el que rápidamente se involucra en una misteriosa historia que nadie hasta ese momento ha podido desentramar, en el que los sucesos ocurren dentro de una estancia italiana, los espejos venecianos son los testigos, y todo en el marco del año 1792, esta es tu novela.
Giovanni Conti es el nombre del joven estudiante que será capaz de hallar pistas que lo llevarán a descubrir un enigma de la ciudad de Padua. Al llegar a la ciudad, Giovanni no encuentra hospedaje, excepto en una casa que ofrece en alquiler una anciana llamada Alessandra, que está situada al lado de un interesante palazzo abandonado: el palazzo Balzani.
Desde un primer momento, Giovanni quedó cautivado por este imponente edificio, decide averiguar más sobre el mismo y sobre la familia que lo ocupó. Por suerte, no estaba sólo, contaba con sus compañeros de estudio Lena y Paolo. Junto a ellos descubre que los Balzani fueron ricos hombres de negocios, y que tuvieron un enemigo conocido: un astrólogo, quien les había lanzado una maldición que los condenaba a morir solos y en la miseria.
Beatrice, última descendiente de esta familia, desapareció sin dejar rastros, sin que nunca nadie más supiera nada de ella.  Desde entonces, se la conoce en la ciudad, como “la no muerta”. 

0 comentarios:

Publicar un comentario